Mi golf sobrevivió a “la abuela”

Queda claro que en los tiempos que corren uno no se puede fiar ni de la abuela más dulce del barrio. Así nos lo demuestra la agencia DDB Amsterdam desde Holanda. Con una simpática historia, donde un padre acompaña a su hijo a la compra de un Golf de segunda mano, y que al ver que la vendedora es una inocente anciana cree que el coche apenas habrá sufrido. Una vez más la creatividad habla por si sola. La idea, clarísima, Golf es resistencia y durabilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s