Millennials, no son tan raros como piensas

MILLUna cosa está clara, nos encanta poner nombre a las cosas, y la última moda en publicidad y marketing es hablar de ellos, de los “Millennials”.

Por si eres de ese 1% que todavía no ha escuchado esta palabra que define a un grupo específico de personas, haré una breve definición para que te sitúes: Jóvenes nacidos entre 1981 y 1995 (18/20-34 años aproximadamente), nativos digitales y siempre conectados a través de multi dispositivos. Son muy sociables y buscan constantemente vivir experiencias nuevas “life is now”. Son tolerantes con los demás y no buscan ataduras. Practican deporte y tienen una dieta sana y equilibrada. Molan, ¿eh?

Habiendo nacido en 1981 soy una de las últimas quintas que entra dentro de los millennials, o según como se mire una de las primeras.  En todo caso, nostalgia aparte, quiero hacer una pequeña reflexión sobre el por qué son como son, piensas como piensan y actúan como actúan.

Después de casi 10 años de una demoledora crisis económica, las nuevas generaciones no saben que significa tener un futuro estable y asegurado, la vieja forma de ver la vida ha quedado obsoleta: voy al cole, luego paso unos años en la universidad, salgo y me coloco en una empresa y paso los siguientes 30 años allí.

Hoy en día ningún joven se plantea este modo de vida, no porque no quieran, sino por que el mundo ya no lo ofrece. Por tanto, podríamos decir que no esperan que la vida les ofrezca soluciones, ellos buscan las soluciones.

Si a esto le sumamos la irrupción de internet, las redes sociales y los múltiples dispositivos, vemos que hay mil canales para que las nuevas generaciones se informen y descubran alternativas a lo establecido hasta el momento. Hoy en día si quieren saber cómo programar una web, cómo hacerse un peinado especial o dónde comprar un producto difícil de encontrar, lo resuelven ellos mismos a través de la red, sin demoras ni sobrecostes.

millennials

A mi modo de ver los millennials son el resultado del mix entre la crisis económica y la irrupción de las nuevas tecnologías, y por tanto, podríamos decir que son la consecuencia a un contexto social. Así que, no les veamos como algo raro, sino como la evolución natural a la generación anterior.

El nuevo anuncio de Sprite “Ambition” enseña de una forma muy clara esta diferencia generacional. Como una anciano actuaría frente a una situación y como lo hace un joven. Pero eso mejor que lo veáis con vuestro propios ojos.

La vergüenza de LOEWE


De la indiferencia a la repugnancia hay una línea tan fina que no sé si cerrar lo ojos o salir a la quema de brujas, así resumo mis sensaciones de hoy al ver este espeluznante video. Me gustará ver y oír las distintas formas de justificar dicho proyecto: “Es momento de transmitir alegría” “Los jóvenes tienen derecho a soñar”, pero en ninguno de los casos harán que duerma más tranquilo.

El momento en el que estamos debería hacer reflexionar a las marcas de lujo sobre si hacer este tipo de campañas, no solo por empatía con la mayoría de humanos, sino porque las consecuencias reales pueden ser las de ver dañada aún más su imagen elitista y lejana a la mayoría.

A veces nos quejamos que en el resto de Europa nos ven como el norte de África, y acciones como esta no hacen más que reafirmarlo. Mientras aquí algunos pierden tiempo y dinero en absurdos vídeos, en Francia, las grandes corporaciones firman acuerdos con su gobierno para que les suban los impuestos, conscientes que si la sociedad se ahoga, con el tiempo su negocio también.

Por suerte siempre hay alguien que de una forma rápida y divertida le da un vuelco a la situación y te hace un montaje del mismo vídeo pero bastante mejor. Gracias Gabsbooks

Chupamelox…te hará sentir mejor

Este es el claro ejemplo de una pieza hecha por un cliente: que si quiero decir esto, que si quiero decir aquello, que si quiero el titular más grande, que si el subtitular también. Y al final pasa lo que pasa, que tenemos un pupurrí infumable de frases, que en algunos casos acaban con tremendas consecuencias. Pero, qué difícil es hacer cambiar de opinión a un cliente que no tienen ni idea de publicidad y pretende decirte como hacerla. Pues eso, me despido con una frase que al menos espero os sirva a aquellos que sufrís día a día a este tipo de cliente: Nunca discutas con un idiota, te arrastrará a su nivel y te ganará con su experiencia.

Si Punset lo dice será por algo…¡No al apoyo de la ley SINDE!

Los que nacimos a finales de los 70, principios de los 80, hemos vivido unos tiempos cambiantes pero a la vez llenos de libertad. Pasamos de jugar con muñecos de He-Man a jugar al Donkey Monkey, más tarde a la Game Boy, luego a la Super Nintendo y así sucesivamente, y sin darnos cuenta, llegamos a jugar con las aplicaciones de juegos de Facebook, por supuesto, vía internet. Que años aquellos, de libertades y sensaciones, donde nos creíamos ser los reyes de todo. Hubieron momentos en que llegué a pensar dónde estaría el freno a tal evolución tecnológica, incluso a tanta evolución social. La gente empezó a comunicarse con más frecuencia, a tener acceso libre y directo a la información (gracias Wikileaks), a poder compartir música y vídeos, en resumidas cuentas, a aprovechar las ventajas que la vida nos brinda para que esta sea más entretenida, e incluso fácil de llevar.

Que sueños los míos cuando pensaba que esto no tendría fin, que iluso fui al creer que la democracia significaba: el poder es del pueblo y para el pueblo, y que estúpido fui al permitir que mi voto terminara por censurar mi libertad. La tiranía de los que gobiernan siempre estará por encima de nuestras libertades, controlando nuestros excesos de felicidad y de evolución como sociedad. Ya sea por querer demostrar que ejercen algún trabajo, o por miedo a que demasiada libertad haga caer este sistema democrático, ya denominado por algún pensador como la dictadura mejor aceptada por el pueblo, nuestros gobernantes a través de la ley SINDE, han conseguido quitarnos lo que a nuestros padres tanto les costó conseguir.

Ministra Ángeles González-Sinde, debería algún día bajar del pedestal donde está subida, debería sentarse con sociólogos, pensadores y gente de a pie. Preguntarle a Alex de la Iglesia el porqué de su decisión, o al Señor Punset el porqué de sus declaraciones. O quizá debería simplemente replantearse si usted tiene el derecho a promulgar y llevar adelante una ley retrograda y prohibitiva, mediante la cual se adjudica el poder de decidir que está bien y que está mal (como la iglesia tantos años a hecho y ustedes han criticado).

Señora Sinde, no cometa el mismo error que el último gobierno cometió al no escuchar al pueblo y llevarnos a una guerra sucia y perversa como la de Irak. No crea que usted tiene la razón absoluta cuando hay tanta gente en contra suyo, y lo más importante, no olvide que usted está donde está porque el pueblo lo ha querido así.

Os adjunto un link de un interesante artículo sobre el tema y un entretenido vídeo que documenta la “situación” SINDE que hemos vivido.

La pornográfica industria de la música

Si de algo podemos presumir por la península, es de tener un alto porcentaje de “artistuchos” viviendo entre Miami y Puerto Banús (Enrique’s Iglesia’s…Bisbale’s…). Personalmente no me importa que si un compositor musical o un cantante hace bien su trabajo, pueda permitirse esta clase de vida. Pero no es así, ya son muchos años enriqueciendo a gente como La oreja de Van Gogh, Melendi o El canto del loco, y no creo que este sea el camino a seguir si queremos que nuestro hijos tengan la opción de escuchar buena música durante su adolescencia.

Recientemente vi un vídeo en Youtube de una probre adolescente intentando justificar y defender a uno de estos “proyectos marketinianos” estadounidenses, un tal Justin Bieber. La verdad es que no supe si sentir vergüenza o pena. Ver a una inocente niña no mayor de quince años, defendiendo algo superfluo y producido solo con la finalidad de robarle su propio dinero, fue una escena bastante penosa. ¿Es esto a lo que hemos llegado?

Abundan también por la red ejemplos de gente que sin apenas conocimientos de solfeo o de canto, son capaces de crear composiciones musicales tipo “40 principales” en apenas unas horas. Si a esta gente se le inyecta un par de millones de euros en publicidad, alguna llamada de un contacto para que la ponga en la lista “top” de la radio “top” de adolescentes, conseguirán que en unos días todo el mundo la escuche y la cante, y ya tenemos aquí a otro grupo que arrasa en las listas de ventas.

Lo entenderéis mejor viendo un par de ejemplos de canciones con ritmo, pegada y buena voz, acompañado de una historia romántica y pegadiza no tendrá adolescente que se pueda resistir.

El primer ejemplo se trata de un par de chicos que con un ordenador portátil, un sofá y un micro son capaces de crear un tema “top 40”, y en apenas ocho horas.

El segundo ejemplo es el de Jon Lajoie, un personaje que se dedica a crear vídeos de crítica y burla de muchas situaciones cotidianas a las que estamos ya acostubrados. En este caso la burla va dirigida a las producciones de música pop y a sus incondicionales fans. ( podéis leer la traducción clickando el botón “cc”, en la parte inferior del vídeo)


Si a esto es a lo que hemos llegado, no quiero imaginarme lo que escucharán y bailarán nuestros hijos o nuestro nietos, pero no os creáis que estamos muy lejos de verlo, y sino mirad quién es la nueva estrella de pop en Japón.

Espero que la época de las vacas gordas de la industria de la música haya terminado, y que vuelvan los artistas que cantan y componen porque así lo sienten, y no solo con la finalidad de fama y riqueza.

Asesinos de guante rojo

Hoy se estrena en Japón la pelicula-documental “The cove” donde se muestra la realidad de Japón y sus asesinos de delfines. No se puede culpar un país entero por lo que unos pocos hacen, pero si debe servir para que este tipo de acciones no se vuelvan a repetir.

Surrealismo realista

A veces uno no sabe como expresar cuanto daño puede hacernos la mala interpretación de una religión.  Wafa Sultán, nacida en una familia musumla-suní en Siria en 1958, y actualmente residente en EEUU, hace una clara y contundente declaración, explicando como la actual interpretación del islam está perjudicando al mundo en general. No digo nada más, mirar el vídeo.